Proyecto Ayuda a Empresas

Inicio » Bolsa » Crash bursátil de 1987 (es importante tener memoria)

Crash bursátil de 1987 (es importante tener memoria)

Únete a otros 1.214 seguidores

Categorías de artículos


Es muy importante tener memoria, y aprender de nuestros errores. ¿Recordáis la crisis de 1987?. Vino después de la de 1929 y antes de la crisis actual. Y sin embargo no parece que hubiéramos aprendido nada. Ahora bien, ¿hemos aprendido ya la lección?.

El famoso y dramático Lunes Negro. Aquel 19 de octubre de 1987 los cimientos de la mayor bolsa del mundo, Wall Street, se tambalearon por del pánico de millones de inversores que se lanzaron en masa a vender sus acciones.

Wall Street registró su segunda mayor caída diaria de su historia (la mayor se vivió en diciembre de 1914).En la crisis del 87 el Dow Jones registró una caída del 22,6% cerrando la sesión a sólo 1.738 puntos. Tan sólo el 12 de diciembre de 1914 se superaron esas pérdidas con una caída del 24,39%.

El desplome bursátil superaba incluso al del 28 de octubre de 1929, cuando el principal indicador de la bolsa de Estados Unidos cayó un 12,8%, como preludio a la crisis económica mundial vivida durante la década de los 30 y conocida como la Gran Depresión, periodo durante el cual las bolsas estadounidenses perdieron de media un 80% de su valor. Otro día hablaremos de esta crisis.

Aquel 19 de octubre de 1987 los inversores perdieron más de 500.000 millones de dólares en un solo día en la bolsa neoyorquina. El pánico no tardó en extenderse con rapidez al resto de mercados financieros.

Las acciones, opciones y mercados a plazo fueron casi totalmente paralizados durante el martes posterior. Acciones como IBM o Merck no pudieron ser cambiadas. Los inversores no podían vender sus acciones por falta de compradores. Las entidades bancarias, que utilizaban el precio de las acciones como garantía para dar préstamos a agentes de bolsa, se negaron a conceder más créditos por la incertidumbre sobre el valor real de esas garantías. En otros casos en los que no se podían negociar acciones por falta de contraparte, las entidades bancarias exigieron el reembolso de los préstamos, poniendo en peligro a sociedades de cartera. Algunos grandes inversores financieros, amenazados por pérdidas catastróficas si continuaba el pánico en el mercado bursátil, exigieron insistentemente a la bolsa de Nueva York que cerrara.

Únicamente la intervención del Banco Federal y el anuncio concertado de programas de rescate salvaron a los mercados de una crisis aún más profunda.

Finalmente, las pérdidas ascendieron a 1 trillón de dólares.

Pero, ¿qué tiene que ver esa crisis financiera con la actual?. ¿Existe algún paralelismo?.

Cinco años consecutivos de ganancias en el mercado, máximos en bolsa, una fuerte depreciación del dólar y una fuerte subida de los precios del crudo y las materias primas Todo ello unido a una gran volatilidad, un elevado déficit en la cuenta corriente y presupuestos de Estados Unidos; así como la aparición de Japón como  temible rival económico. A día de hoy ese papel lo interpretó China… Un escenario económico muy, muy parecido.

Un factor común a varias crisis financieras (1929, 1987) son las ‘bombas de relojería’ financiera, como algunos han denominado a los vehículos de inversión altamente apalancados que terminaron por caer debido a las condiciones de restricción del crédito. Los famosos trust financieros de los años 20 (híbridos entre fondos y hólding financiero) supusieron una gran lección para los mercados y las autoridades económicas. Ahora bien, ¿la hemos aprendido?.

Estos instrumentos apalancados funcionan con base en el endeudamiento, el crédito y la revalorización de los activos en los que invierten. Conforme las crisis fueron avanzando fueron cayendo por las ventas forzadas de participaciones y ejecuciones de las garantías en las que apoyaban sus inversiones. Son muchos los expertos que han alertado sobre las figuras de los fondos de capital riesgo y los Hedge Funds (causantes de la actual crisis financiera).

La crisis del 1987 llegó tras un lustro de euforia económica, la del 29 tras una década. ¿Veis algún paralelismo con la situación que nos llevó a la crisis actual?.

Solo queda preguntarse una cosa. ¿Hemos aprendido ya la lección?

Anuncios

Deja un comentario... y gracias!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: