Proyecto Ayuda a Empresas

Inicio » Bolsa » Los Bonos Quijote vinculan su cupón a la fuerza del viento.

Los Bonos Quijote vinculan su cupón a la fuerza del viento.

Únete a otros 1.215 seguidores

Categorías de artículos


Puede parecer una extravagancia más, pero en realidad se trató de una idea de lo más ingeniosa. El sueño de cualquier empresario, de hecho…

La idea era la siguiente: Conseguir financiación para la empresa, sin acudir a una entidad bancaria, ni salir a bolsa; por lo que la decisión estaba clara: emitir deuda empresarial. Ahora bien, los intereses de esa deuda (el cupón), quería vincularlos a los beneficios empresariales. Es decir, pagar más intereses cuando le fuera bien a la empresa y menos cuando le fuera peor. Lo dicho anteriormente, el sueño de cualquier empresario.

Ahora bien, ¿Dónde estuvo la genialidad?, vinculó el cupón a la fuerza del viento. La empresa se trataba de un parque de molinos de viento en Asturias; los molinos producían electricidad que era lo que posteriormente vendía, y los molinos funcionaban con viento. A
mayor viento, mayor cantidad de electricidad generaba.

¿Queréis saber qué pasó?: Se los quitaron de las manos.

¿Por qué?: Por la correlación. No estaban correlacionados con absolutamente nada, y no hay nada mejor para diversificar y aumentar la función de utilidad (rentabilidad – riesgo) de una cartera que incluir en ella activos lo menos correlacionados posible.

Es decir, solo intuitivamente, si los mercados de EE.UU caen, por la razón que sea, un batacazo, intuitivamente, ¿qué les pasará a los mercados Europeos?. Pueden caer en mayor o menor medida, pero probablemente caerán. Hay que tener en cuenta que la correlación no es constante en el tiempo, pero es una de las variables fundamentales a estudiar a la hora de montar una cartera, la correlación de los activos.

Ahora bien, si los mercados de EE.UU caen, por la razón que sea, ¿qué le pasará al viento en Asturias?: Ni idea, no le afectará, podrá aumentar de fuerza o disminuirla, pero no le
afectará.

Se trataba por tanto de un activo ideal para diversificar riesgo, y a la empresa emisora del mismo, una manera de financiarse y vincular sus intereses a los beneficios empresariales. ¿No os recuerda esa manera de pago a la que hacen las empresas con sus accionistas?.

Lo dicho, brillante.

Por otro lado, la idea de vincular un activo financiero al clima no es nada nueva. Se lleva utilizando derivados financieros climáticos desde hace muchos años, eso sí, su utilización se empleaba, fundamentalmente, con finalidades de cobertura. Por ejemplo, vender la cosecha futura a un precio pactado hoy (un forward).

Pero a día de hoy, el mercado no solo permite cubrirse, también permite invertir en el clima sin tener porqué cubrir ningún riesgo subyacente. Os dejo el vínculo de BME Clima, sin duda una página interesante a estudiar.

http://www.bmeclima.es/

Os dejo también una muestra de sus nuevos índices:

Activos descorrelacionados del resto, un tema de lo más interesante desde mi punto de vista.

Espero que os haya parecido útil.

Un saludo a todos.

Anuncios

Deja un comentario... y gracias!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: