Proyecto Ayuda a Empresas

Inicio » Contabilidad y auditoria » ¿Cuánto vale una empresa? Parte I: Valoración por comparables

¿Cuánto vale una empresa? Parte I: Valoración por comparables

Únete a otros 1.215 seguidores

Categorías de artículos


En el artículo de esta semana quiero comenzar a tratar la cuestión de como valorar las empresas. Esta simple pregunta tiene gran cantidad de posibles respuestas, e incluso dentro de círculos profesionales será difícil encontrar unanimidad.

Sin embargo hay ciertas técnicas que son ampliamente conocidas, y que nos pueden aportar un valor para el global de la empresa. Estos cálculos por lo general se centran en aspectos fácilmente cuantificables, como las ventas, EBITDA, o beneficios, y por tanto, dejan de lado otros aspectos ciertamente claves en una empresa como por ejemplo la reputación o las modas. Los más conocidos son valoración por múltiplos comparables, descuento de dividendos (DDM), y descuento de flujos de caja (DCF). Con la intención de que los lectores se ubiquen un poco dentro del mundo de la inversión, estos mecanismos pertenecen a la rama que se conoce como análisis fundamental.

Uno de los mecanismos de valoración más intuitivos es el de valoración por múltiplos comparables. Este sistema se basa en que empresas que realizan la misma actividad deben tener la misma valoración relativa, es decir, los inversores estarían dispuestos a pagar los mismos ratios por ellas. Esta definición es más simple de lo que puede parecer, básicamente defiende que si una empresa B tiene el doble de ventas, beneficios, activos, deudas, tamaño, etc, que otra empresa A, teóricamente B vale el doble que A.

Una vez establecida la base, es necesario introducir algunos términos para poder realizar valoraciones empresariales:

Valor de Negocio (VN): Es el valor de todos los activos de la empresa, o lo equivalente, el valor de todo el Neto (aportaciones de socios y beneficios no distribuidos, en general) más las deudas de esta.

Precio de la empresa o valor bursátil: Dependiendo de si la empresa cotiza o no, recibirá un nombre, pero el concepto es el mismo, lo que deberíamos pagar por la empresa. Esto se obtiene de restar al VN las deudas de la empresa (o pasivos). Para empresas complejas podremos encontrar minorities, que también deberán ser sustraídos.

Medidas de tamaño de negocio o beneficio: Ventas, beneficio antes o después de impuestos, EBITDA (Beneficio antes de amortización, intereses e impuestos), etc.

Cálculo de múltiplos y su uso

Existen gran cantidad de múltiplos, y los expertos inversores tratan de diseñar sus propios múltiplos, ya que este mecanismos de valoración recoge las expectativas de los inversores sobre las empresas y por tanto puede haber cambios importantes en el resultado usando unos múltiplos u otros.

El primer múltiplo que conoceremos es uno de los más usados, dado a su importancia, claridad y comparabilidad.

VN/EBITDA: Este ratio refleja la capacidad de generar beneficios de una empresa, dejando de lado los costes de su estructura de capital y las amortizaciones. Dependiendo del sector el ratio puede variar considerablemente, pero un ratio entorno a 6x (la x se escribe para señalar que el VN será 6 veces EBITDA o 6xEBITDA).

Una vez tenemos el ratio de una empresa similar a la que queremos valorar, le aplicaremos el ratio de la siguiente manera. En nuestro ejemplo multiplicaremos el EBITDA de la empresa a valorar por el ratio obtenido de la empresa comparable (p.ej. 6x), y ese será el Valor de Negocio teórico. Para obtener el Precio de la empresa teórico realizaremos los cálculos indicados en la definición, y si es cotizada dividiremos por el número de acciones para obtener un precio objetivo.

Hay profesionales que en lugar de calcular el ratio de una empresa comparable calculan el ratio del sector, es decir, de varias empresas comparables y realizan una media entre éstos, con el objetivo de evitar distorsiones por las situaciones particulares de la empresas.

El ejemplo indicado es transferible a cualquier otro ratio, lo único importante es la elección del ratio, y esto debe valorarse en función del sector y las empresas a comparar y valorar. El objetivo es usar empresas que sean similares, para que la valoración tenga más sentido y sea más precisa, como por ejemplo BBVA y Banco Santander. De nada serviría valorar BBVA a los ratios de Microsoft…

Otros ratios posibles son VN/Ventas, VN/EBIT, VN/Beneficio o incluso el PER (para más información mirar el artículo en cuestión), son ratios muy utilizados.

Si lo consideráis ser creativos con vuestros ratios, siempre que penseis que hay una razón lógica para utilizarlo, por ejemplo en sectores muy innovadores la inversión en I+D puede ser clave y ver la valoración en función de dichos ratios interesante al reflejar ventajas competitivas futuras provenientes de la inversión actual, etc.

Como hemos visto es muy fácil usar los múltiplos comparables y esta herramienta nos permitirá averiguar si una empresa esta infravalorada o sobrevalorada en función a sus similares, o en caso de PYMES, averiguar cual es el precio de nuestro negocio, o cuanto deberíamos pagar por un negocio concreto, concepto importantísimo si queremos iniciar una transacción.

Anuncios

1 comentario

  1. ¡Me has pisado la idea!, yo también iba a escribir sobre valoración de empresas… ja, ja, ja. Muy bien heho Miguel Angel, es un tema de lo más interesante e importante.

Deja un comentario... y gracias!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: