Proyecto Ayuda a Empresas

Inicio » Economía » Adiós nuclear. ¿Acertado?

Adiós nuclear. ¿Acertado?

Únete a otros 1.213 seguidores

Categorías de artículos


A raíz del reciente anuncio del gobierno en el que el ejecutivo se reafirma en poner fin al uso de la energía nuclear en España y llevar a cabo una sustitución paulatina de este tipo de energía por energías renovables con un calendario de cierre hasta 2028, me ha surgido la duda sobre lo acertado ó no de esta decisión.

Esta cuestión es compartida con el resto de la sociedad, y buena prueba de ello es que, por ejemplo, entre las “100 propuestas para defender y fortalecer la democracia” publicadas en la Web del periódico “El Mundo” se encuentra la de poner fin a la actual moratoria nuclear (propuesta #55). Por ello, me gustaría con este artículo exponer de manera imparcial los pros y contras de esta tecnología a fin de que cada uno pueda formarse una opinión propia basada en hechos y datos comprobados.

Y bien, lo primero que uno se pregunta cuando habla de un tipo de generación de energía es: ¿Qué ventajas aporta respecto al resto? En el caso de la energía nuclear (de fisión), esta respuesta es automática. La ventaja principal de este tipo de energía es que no contribuye a la contaminación atmosférica ni al efecto invernadero en la parte productiva (sí en la fase de construcción, obtención del uranio, gestión de residuos, etc.). Por tanto, con el uso de energía nuclear se está solucionando uno de los mayores problemas existentes en la actualidad, el efecto invernadero. Sin embargo, bien es cierto que con el uso de otros tipos de energía como las renovables también se evita este problema. No obstante, no es ésta la razón fundamental que llevó al auge de esta forma de energía décadas atrás. El uso de la energía nuclear tiene una alta relación con cuestiones estratégicas internacionales. Con el uso de este tipo de energía se reduce la dependencia energética de los países productores de petróleo. Debido a la gran crisis del petróleo de los años 70, la energía nuclear tuvo su gran explosión como fuente de energía alternativa. Luego, el final de la década demostró que las instalaciones no eran tan baratas como se suponía. Además, se descubrió que los tiempos de construcción tendían a ser mayores que los previstos.

Sin embargo, la utilización de la energía nuclear tiene otros graves “inconvenientes” que constituyen los motivos de repulsa de esta energía por parte de los “anti-nucleares”. Los accidentes de Three Mile Island (1979) y Chernóbil (1986) remataron numerosos proyectos pendientes de aprobación e impulsaron las moratorias nucleares que perduran en diversos países en la actualidad. Este fenómeno se vio fuertemente multiplicado tras la reciente catástrofe nuclear de Fokushima (2011), en el que se hicieron palpables cómo efectos incontrolables cómo es el caso de un maremoto podían afectar gravemente a la seguridad de las modernas instalaciones nucleares. Pero ante esta razón, diversos estudios internacionales han demostrado que la probabilidad de accidente es muy baja (del orden de 0.0001 accidentes graves por año y central, excluyendo terrorismo y sabotaje). Además, actualmente se trabaja en mejorar la seguridad con cambios tecnológicos (ej: plantas modulares con estabilidad intrínseca, que pueden funcionar sin peligro con el fracaso de TODAS las medidas de seguridad). Por tanto, no parece ésta una razón fuerte para rechazar el uso de esta energía “barata” en el futuro. Y decir “barato” es totalmente correcto, pues según datos de Nuclenor en 2008, esta fuente es mucho más barata (35€/MWh) que la generación de energía utilizando ciclo combinado (60€/MWh), energía eólica (80€/MWh) ó fotovoltaica (400€/MWh). Si bien es cierto que Nuclenor no contabiliza el coste monetario de eliminación de residuos radiactivos (este coste se desconoce en la actualidad). Dichos residuos pueden llegar a radiar energía de manera natural del orden de 100.000 a 1.000.000 de años. Además, en la actualidad ni siquiera existe acuerdo en el tipo de roca idóneo a utilizar en el almacenamiento. De hecho, ningún país ha logrado llevar a estado operativo un repositorio de largo plazo subterráneo con residuos de alta actividad. De ahí que la tendencia actual es construir almacenamientos temporales en superficie con vida para 50-150 años, muy seguros y a prueba de ataques (tema de relativa actualidad en nuestro país). Por el contrario, otros países como Francia, Rusia, Japón, China y UK procesan combustibles gastados (esta tecnología no está para nada probada e incluso se dice que es varias veces más cara que el almacenamiento geológico profundo).

Llegados a este punto uno se pregunta: ¿es la energía nuclear el futuro ó es demasiado peligrosa y dañina como para ser considerada? Dejando temas políticos a parte (si es que esto fuese posible), la contaminación atmosférica, el fin de los recursos fósiles (hablaremos de esto en futuras entradas) y la variabilidad de sus precios anticipan una etapa de “Renacimiento” para la energía nuclear entre 2015 y 2025, al menos para una cantidad importante de países. De hecho, grandes potencias están apostando de nuevo ó continúan apostando por esta tecnología. China tiene previsto construir 32 centrales en los próximos 15 años, Francia cubre el 78% del suministro eléctrico con energía nuclear y está cambiando sus antiguos reactores por otros más modernos, etc. Además proyectos como GIF e INPRO apuestan por utilizar la energía nuclear para producir no sólo vapor turbinable sino también hidrógeno. Finalmente, la energía de fusión nuclear supone otro objetivo claro para el futuro energético del planeta, si bien, se prevé que ésta no se consiga realizar adecuadamente hasta aproximadamente 2050.

Concluyendo, cuando se ejecutan críticas sobre este tipo de generación de energía o se intenta fomentar de manera incondicional su uso hay que hacerlo aportando razones y dando a conocer las mismas. La política energética, por desgracia, está teñida de tintes políticos que evitan que se dé a la población una visión clara de lo que es bueno o malo, con el fin de que ésta no tenga capacidad de decisión. La elevada capacidad de producción de electricidad de las centrales nucleares actuales, su capacidad de evitar dependencias exteriores y su estabilidad de producción, frente a las renovables y a la escala del precio de los fósiles, se erige en las principales ventajas de esta fuente de energía, con una discutible sostenibilidad, difícil perspectiva futura y una incierta aceptación social.

En futuras entradas comentaremos también las verdades y mentiras sobre la verdadera capacidad que tenemos en España de sustituir la actual producción de energía nuclear únicamente con energías renovables, como así nos prometen que será.

Anuncios

5 comentarios

  1. […] mi último artículo, en el que abordaba las verdades y mentiras comúnmente escuchadas acerca de la tecnología nuclear, tuve una interesante discusión con un compañero que defendía que esta tecnología “no era […]

  2. Alejandro Rodríguez Delgado dice:

    Muy buen artículo. Aunque yo añadiría a las desventajas de la nuclear que operan de forma constante y todo lo que produzcas por encima de la carga base te lo comes, algo que tampoco se suele decir.

  3. […] mi último artículo, en el que abordaba las verdades y mentiras comúnmente escuchadas acerca de la tecnología nuclear, tuve una interesante discusión con un compañero que defendía que esta tecnología “no era […]

  4. Interesante e inquietante a la vez. Muy buen artículo Carlos.

    Estoy de acuerdo con José María, me temo que hay un profundo desconocimiento en la materia.

    Un saludo.

  5. José María Amestoy dice:

    Fantástico artículo. Quizás uno de los grandes problemas que tiene la energía nuclear actualmente para poder “venderse” es el desconocimiento (probablemente interesado) sobre:
    – costes reales de desmantelamiento y tratamiento de residuos de alta actividad.
    – producción factible de materiales fisionables a medio/largo plazo (es decir, reservas mundiales de uranio).

    El tiempo nos lo irá diciendo.

Deja un comentario... y gracias!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: