Proyecto Ayuda a Empresas

Inicio » Economía » Sobre las Energías Renovables y el refranero español

Sobre las Energías Renovables y el refranero español

Únete a otros 1.213 seguidores

Categorías de artículos


“Quien siembra, recoge”, o al menos eso dice el refranero español. ¿Y qué significa esto?. Según mi interpretación personal, que para recoger los frutos que en un futuro nos hagan comer o ganar un dinero importante con su venta, previamente necesitamos sembrar y cuidar las semillas, aunque en este proceso perdamos algo de dinero y tengamos que trabajar muy duro.

Pues bien, si extrapolamos este dicho a la situación económica española, nos encontramos con que llevamos años sembrando lo que podría ser una industria competitiva en la que España (por fin) tuviera un papel destacable: las Energías Renovables. No obstante, corremos el peligro de que si no todos somos conscientes de ello, echemos a perder toda la cosecha y el trabajo hecho hasta ahora, ó al menos eso afirma un reciente estudio desarrollado por APPA y Deloitte, en el que ambos en colaboración han realizado un completo análisis sobre el impacto macroeconómico de las Energías Renovables en la economía de nuestro país.

En el comentado estudió se llega a una serie de conclusiones de gran interés. En primer lugar se afirma que “Las energías renovables crecieron un 8,2% durante 2010, superando tanto a la economía nacional como al sector energético. Sin embargo, conviene señalar que este crecimiento es el menor experimentado por el sector desde el año 2007. Esta evolución es fruto del contraste entre la tendencia creciente de las energías renovables en todo el mundo y la ralentización que están experimentando a nivel nacional”. Esto es un punto a analizar, ya que viene a decir que en los últimos años hemos frenado la evolución del sector más que nuestros competidores, empujados por la crisis económica. Además, “las energías renovables representaron en 2010 el 0,94% del Producto Interior Bruto nacional, con una contribución cercana a los 10.000 millones de euros. Las energías limpias superan a otros sectores tradicionales de nuestra economía, constituyendo uno de los más importantes casos de éxito en nuestro país en los últimos años”.

Sin embargo, y como consecuencia de la ralentización previamente mencionada, en un sector en el que trabajaron 111.455 trabajadores durante 2010, “la ralentización del mercado interno ha destruido en los dos últimos ejercicios cerca de 20.000 empleos”. Esperemos que el gobierno recién salido de las urnas tenga en cuenta esto, dada la difícil situación de España en términos de empleo y la gran oportunidad de crearlos en este sector.

Otro dato curioso del estudio es que se dice que “la inversión del sector en I+D+i es más de tres veces superior a la media nacional”. Esto sí debería ser fruto de reflexión. En un país en el que la apuesta por la I+D no ha sido históricamente importante, por fin tenemos un sector en el que ha comenzado a cobrar importancia este punto.

Por otro lado, “el estudio elaborado por Deloitte desmonta algunos mitos acerca del coste de las energías renovables. Uno de los efectos que se ha estudiado es el abaratamiento que producen las energías limpias en el mercado de la electricidad y se ha comparado este abaratamiento con el importe de las primas percibidas, demostrándose que las renovables suponen un ahorro neto al sistema. Las energías renovables entran a precio cero en el mercado de la electricidad por lo que desplazan a unidades de generación convencional de coste marginal elevado, que fijarían precios marginales más altos. De esta manera, la presencia de las renovables produce un abaratamiento del precio final. Durante 2010, el abaratamiento efectivo del coste de la energía en el Mercado Diario de OMEL fue de 4.847 millones de euros (21,92 €/MWh)”.

En el estudio también se analizan otros impactos, como el ahorro en emisiones de CO2 (con su correspondiente ahorro en derechos de emisión) y en los llamados costes indirectos de las tecnologías tradicionales. “Sólo durante el año 2010 se evitó la emisión de 32,3 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera gracias a las energías renovables. Estas emisiones suponen un ahorro cuantificable en forma de derechos de emisión que superó los 467 millones de euros en el pasado ejercicio. (…)  La sustitución de combustibles fósiles por energías renovables evitó la pérdida de más de 1 millón de días de vida (3.000 años) y un ahorro en asistencia sanitaria por valor de 160 millones de euros. Se espera que estos valores se dupliquen en 2020.”.

Finalmente, el informe concluye con una importante conclusión: “El cumplimiento de las metas vinculantes recogidas en la Directiva 2009/28/CE, reflejadas en el borrador del Plan de Energías Renovables 2011-2020, será beneficioso en términos económicos para España. La gran capacidad de generación de empleo, su carácter autóctono y su reducción de precio al aumentar la demanda y la utilización, hacen de las energías renovables una importante apuesta de futuro para nuestro país, que necesitará de una regulación estable y a largo plazo que permita abordar las importantes inversiones que deben efectuarse”.

¿Mi conclusión? “Quien siembra, recoge”. No echemos a perder una cosecha que es de vital importancia para el futuro. Sigamos apostando decididamente por una industria que puede ayudarnos a cambiar nuestro modelo productivo ya demostrado incorrecto.

Anuncios

Deja un comentario... y gracias!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: