Proyecto Ayuda a Empresas

Inicio » Medicina » Reingeniería en salud ¿Opción o Necesidad?

Reingeniería en salud ¿Opción o Necesidad?

Únete a otros 1.214 seguidores

Categorías de artículos


A finales de los años 80 surgió el enfoque de la reingeniería de procesos. Sus principales defensores, Hammer, Champy y Davenport, argumentaron que suponía un abordaje nuevo y radical. Según ellos, las organizaciones que no se reestructuraran de una forma drástica y revolucionaria dejarían de ser competitivas y acabarían sucumbiendo. La reingeniería fue definida como la revisión fundamental y el rediseño radical de procesos para alcanzar mejoras espectaculares en medidas críticas y contemporáneas de rendimiento, tales como costes, calidad, servicio y rapidez. La mencionada definición contiene cuatro palabras clave que sintetizan la filosofía de este enfoque: (1) Fundamental, «La reingeniería empieza sin ningún preconcepto, sin dar nada por sentado […]; (2) Radical, […] rediseñar radicalmente significa descartar todas las estructuras y procedimientos existentes e inventar maneras enteramente nuevas de realizar el trabajo. Rediseñar es reinventar el negocio, no mejorarlo o modificarlo; (3) Espectacular, Se debe apelar a la reingeniería únicamente cuando exista la necesidad de volarlo todo.

La actual situación de la sanidad española en la que cada vez se cuestiona más su viabilidad se está reflejando en las nuevas formas de gestión de las áreas de salud, tendiéndose hacia las gerencias únicas que integran atención primaria y especializada. El resultado ha sido la adopción de diferentes técnicas y métodos de dirección, cuyo éxito en el sector empresarial indujo a prever idénticos resultados en el sector sanitario. Además estamos asistiendo a la implantación de técnicas como la contabilidad analítica, la planificación estratégica y la gestión de la calidad total. En esta línea, una de las últimas modas en gestión se denomina reingeniería de procesos que, como las otras prácticas mencionadas, ha recorrido su camino partiendo desde el campo de la gestión de empresas.

Esta situación no es propia sólo del ámbito sanitario español, es más, se podría afirmar que es el resultado de la influencia anglosajona sobre tendencias en la gestión de hospitales y áreas de salud. Algunos artículos de la literatura especializada reflejan bastante bien la presión que desde un medio escrito se puede llegar a ejercer sobre los gestores sanitarios, los cuales terminan asumiendo como necesario y como un signo de actualización profesional el estar a la última en lo que a técnicas de dirección se refiere, sin valorar primero de forma adecuada la bondad de las propuestas para el sector sanitario.

Por tanto, no faltan las voces que desde nuestro país proclaman también la idoneidad de esta concepción, y los beneficios de incorporarla a nuestro sistema sanitario para mejorar su eficiencia. Los gestores sanitarios españoles deberían reflexionar sobre las lecciones aprendidas en los países de los que proceden las nuevas técnicas y los resultados en ellos obtenidos, de las que se deduce que es absolutamente necesario reinventar, siendo insuficiente reajustar.

Anuncios

Deja un comentario... y gracias!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: