Proyecto Ayuda a Empresas

Inicio » Bolsa » La inflación: El gran enemigo de ahorradores e inversores

La inflación: El gran enemigo de ahorradores e inversores

Únete a otros 1.213 seguidores

Categorías de artículos


¿Cuantás veces les han planteado una inversión en depósitos al 3% o similares? ¿Las han realizado en el principio del siglo XXI?

Si han realizado dichas inversiones desde el año 2000, deberían saber que su retorno ha sido negativo (según información del FMI, con la excepción de 2002 y 2007 cuando la inflación no llego al 3% anual por un par de décimas).  Con este ejemplo quiero ilustrar lo importante que es tener en cuenta el escenario inflacionista, ya que puede dar al traste con las esperanzas de ganancias. Es crítico para cualquier ahorrador o inversor considerar que la inflación debe deducirse de las ganancias, ya que el coste de la vida se incrementa en función de la inflación; lo que significa que en términos reales, un 3% de ganancias con una inflación del 3%, no nos han proporcionado nada.

Hay muchas maneras de enfrentarse a la inflación. Podemos contratar productos que por su estructura nos protegen contra dicho problema, como por ejemplo los productos vinculados a la inflación. La rentabilidad de estos productos se fija en función a la inflación con alguna clase de spread de rentabilidad adicional.

También se puede intentar contratar productos en divisas diferentes a la propia, aunque estas inversiones solo deben realizarse con el consejo se asesores financieros cualificados, ya que los cálculos a realizar son claves para el éxito de esta estrategia. Una manera eficaz es realizar el contrato de productos en otra divisa con contratos a futuro para reconvertir los flujos monetarios a nuestra moneda. La teoría económica dice que los contratos de futuro de FX (divisas), ya tienen descontados las perspectivas de crecimiento e inflación de las zonas económicas por lo que los permite beneficiarnos de  una buena cobertura de divisa, y a la vez de inflación.

Otra manera más simple consiste en la diversificación. Adquiriendo productos de diferentes tipos, renta variable, fija, corporativa, derivados, etc; podemos evitar el exceso de riesgo que aporta la renta fija y corporativa, y podemos adquirir inversiones sensibles a crecimiento e inflación (estas dos variables están históricamente vinculadas) como la renta variable, materias primas o derivados.

Espero que este artículo sirva para dar ideas a los futuros inversores sobre uno de los riesgos más graves a los que se enfrentarán, y por tanto algo muy importante a considerar, por lo que recomiendo analizar las perspectivas futuras de inflación (el FMI publica en su base de datos esta información de manera gratuita), como medida de precaución.

En cualquier caso la mejor recomendación que puedo dar es precaución y preparación a la hora de tomar cualquier decisión de inversión.

Anuncios

Deja un comentario... y gracias!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: