Proyecto Ayuda a Empresas

Inicio » Dirección de empresas » Miénteme si quieres… pero hazlo bien

Miénteme si quieres… pero hazlo bien

Únete a otros 1.215 seguidores

Categorías de artículos


Para detectar la mentira, hay que tener en cuenta, tanto el lenguaje verbal como el no verbal. Mucha gente cree que puede identificar a un mentiroso gracias a su comportamiento o a ciertas señales corporales, por ejemplo: rascarse repetidas veces la cabeza. Imagínate que un día te compras un champú nuevo y te pica la cabeza varias veces en una reunión. Tu pareja te envía un sms diciendo que tu nene tiene fiebre y tu estas en la firma de un contrato importante y empiezas a ponerte nervioso, o tu cliente es Brad Pitt o Angelina Jolie y te dice que le gusta tu producto, y tu vas y te pones como un tomate de colorad@.

A veces las circunstancias nos invitan a tener un lenguaje corporal distinto al nuestro y esto no significa que estemos mintiendo aunque en un libro diga “Mienten los que se rascan la cabeza, los que se ponen nerviosos y los que de repente se ponen colorados”.

Si que es cierto que hay expresiones que en 15 milésimas de segundo nos transmiten una información válida sobre la veracidad de lo que se está diciendo, siempre y cuando dicha expresión no sea un hábito. En estos momentos tiro un vaso de cristal al suelo, si veo un rostro con la expresión de felicidad o de ira, compasión, tristeza etc. de la persona, esto me transmite una información importante porque es una expresión no controlada, ha sido espontánea.

En cuanto a los hábitos, si un señor tiene el hábito de levantar varias veces el hombro izquierdo a lo largo de la conversación no puedo determinar que es una mentira lo que esta diciendo, mas bien es posible que sea un tick.

El equipo de la psicóloga Bella M. De Paulo, de la Universidad de California, en el año 2003 recopiló en un metaanálisis los resultados de unos 120 estudios sobre los síntomas físicos concomitantes de las mentiras. Resultado: La mayoría de los estereotipos no se ajustan a la realidad. Por lo general los mentirosos, por ejemplo, no evitan la mirada sino al contrario la provocan.

Se llego a la conclusión de que las señales visuales ayudan menos que las acústicas en la tarea de descubrir al mentiroso. Nuestros ojos se dejan engañar con mayor facilidad, por lo que contribuyen en menor medida a desenmascarar la mentira.

¿Qué vamos hacer?

Teniendo en cuenta que la clave reside más bien en la maestría del interlocutor para simular la verdad. Prestaremos atención en:

 1. Aquello que afirma una persona y a sus posibles contradicciones.

 2. Cuando hay pocos detalles, sus afirmaciones resultan, por regla general, menos comprensibles y se desvían de la lógica.

 3. Cuando no admite que no recuerda algo o que debe corregir su parlamento. Si además, la persona en cuestión muestra signos de nerviosismo y habla en un tono más   elevado de lo usual, es aconsejable mantenerse alerta.

 4. Cuando el embustero no dispone de tiempo suficiente para planificar con antelación su discurso. Por lo tanto es importante pedir de inmediato explicaciones al sospechoso para provocar una respuesta y poder desmantelarlo si así nos interesa en esos momentos.

 5. Lograr que el interlocutor se esfuerce en pensar para no caer en  contradicciones; cuanto más hable, más difícil le resultará controlar el contenido de sus afirmaciones, así como su conducta no verbal. Con esta intención hay que permitir que repita varias veces parte de sus manifestaciones.

 6. No existen diferencias entre hombres o mujeres, no nos diferencia la edad ni la formación de una persona, todo ello apenas influye en la aptitud como <<detector de mentiras>>.

 7. No sentirte demasiado seguro si quieres descubrir a un potencial mentiroso. Cuando una persona cree conocer de antemano una respuesta, solo busca indicios confirmatorios de su convencimiento, con independencia de que la respuesta sea en realidad verdadera o falsa.

 ¡Cuanto nos queda todavía por aprender! ¿Verdad?

A finales del 2011 voy a iniciar otra investigación, esta vez sobre todas las mentiras (lenguaje verbal y no verbal) de una venta y negociación. Van a participar hombres y mujeres sin importar la edad, pero si el interés por querer conocer sus habilidades de observación y escucha para detectar a un mentiroso. Si quieres participar, házmelo saber.

Fuentes: Psicólogo  Bella M. De Paulo, de la Universidad de California, Psicólogo Aldert Vij, de la Universidad de Portsmouth, en el Reino Unido, Psicólogo Mike Aamodt, de la Universidad de Radford en Virginia, Marc André Psicólogo  e investigador de la Universidad de Manheim. Mente y cerebro 47 Investigación y ciencia.

Anuncios

Deja un comentario... y gracias!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: