Proyecto Ayuda a Empresas

Inicio » Dirección de empresas » La Responsabilidad Social en la empresa

La Responsabilidad Social en la empresa

Únete a otros 1.213 seguidores

Categorías de artículos


La empresa se ha considerado siempre un ente interesado y desvinculado de los problemas sociales. Hoy en día, gracias a la Responsabilidad Social, la empresa puede convertirse en una ciudadana responsable. Si bien es cierto que el objetivo de una empresa es tener beneficios, las relaciones públicas modernas prueban que la organización no tiene por qué ser un ser despiadado, alienante y calculador.

Grandes y medianas organizaciones se dan cuenta de que los consumidores valoran una empresa comprometida, responsable, preocupada por lo que le rodea y actúan en consecuencia. Además de eso, no podemos olvidar lo obvio, que por otra parte tantas veces olvidamos: las empresas están formadas de personas que también quieren poner un grano de arena por un mundo mejor.

¿Pero qué es exactamente la Responsabilidad Social?

Últimamente todo el mundo habla de Responsabilidad Social Corporativa o Empresarial, de empresas verdes o sostenibles, de voluntariado corporativo, pero realmente, ¿qué significan todos estos conceptos?

Tendremos oportunidad de tratar todos ellos a lo largo de nuevos artículos, pero centrémonos ahora en la Responsabilidad Social.

Una empresa toma, inevitablemente, recursos del entorno para poder desarrollar su actividad: desde las materias primas que necesita hasta los recursos humanos, pasando por la energía, cualquier tipo de contaminación que pueda producir, o las inconveniencias sociales que pueda provocar a algunos públicos. Además, la empresa ha de considerarse un ciudadano más, pero más poderoso.

Por lo tanto, ¿en qué se puede utilizar ese poder?

La Responsabilidad Social es la manera que la organización tiene de devolver al entorno algo de lo que, por el desarrollo de su propia actividad, le arrebata.

Esta actividad se entiende como una filosofía de empresa que la organización lleva a cabo de forma voluntaria y por iniciativa propia. Los motivos pueden ser diferentes, desde luego, pero al final el consumidor sabrá qué empresas lo hacen por filosofía y cuáles lo hacen para llevarse el crédito y la buena reputación y, por supuesto, actuarán en consecuencia.

Saber diferenciar la Responsabilidad Social de la Responsabilidad Pública

En primer lugar, el consumidor ha de saber diferenciar entre la Responsabilidad Social y la Responsabilidad Pública, ya que muchas empresas se visten de socialmente responsables cuando lo que hacen no es voluntario y sólo están cumpliendo con la legislación vigente.

Por ejemplo, una empresa no puede decir que es socialmente responsable porque respeta el permiso de maternidad establecido por la ley, pero sí si lo amplía por decisión propia. De la misma manera, no tiene ningún mérito que la organización no tire residuos a un río, pues no está permitido, pero sí que dedique parte de su actividad a limpiar entornos naturales.

Por ello, antes de juzgar la buena voluntad de la organización, el consumidor debe saber si está haciendo algo realmente voluntario y socialmente responsable o sólo cumpliendo con su responsabilidad pública como ciudadana, es decir, ciñéndose a sus obligaciones legales.

Beneficio de la RSC para la empresa y para la sociedad

Son muchos los que dicen que la RSC es sólo una estrategia para beneficiar a la empresa.

Es cierto que muchas acciones socialmente responsables conllevan beneficios fiscales y las que no, tendrán por lo menos consecuencias positivas en la imagen de la empresa ante sus públicos. Por ello muchos critican que la empresa no es responsable o solidaria, pero es precisamente Responsabilidad Social lo que está haciendo.

La empresa no es un ente filantrópico. Nace para ganar dinero, pero no a cualquier precio.

La Responsabilidad Social supone un beneficio mutuo para la sociedad, el entorno y la empresa. Así pues, si con su actividad la entidad está creando un beneficio social o medioambiental, ¿por qué ha de molestarnos que en el camino obtenga beneficios?

No sólo es lícito, también es beneficioso para el sistema empresarial. Si la manera de premiar a las empresas responsables es que el consumidor las prefiera ante su competencia, todas las empresas querrán hacer algo por su entorno. ¿Y no se consigue así un mundo mejor?

Anuncios

3 comentarios

  1. […] Sin duda, no es la solución a la crisis, pero se puede convertir en un actor determinante. El sistema empresarial necesita reaccionar frente a esta situación, y no a través del despido de trabajadores o la reducción de calidades o sueldos, sino invirtiendo en responsabilidad social. […]

  2. […] anteriormente, de lo que significa ser una empresa responsable, del valor que tiene para el sistema empresarial, la sociedad y el entorno. Hablábamos de la […]

  3. […] dije en otra ocasión que, aunque la responsabilidad social no se lleva a cabo para obtener beneficios, los consumidores […]

Deja un comentario... y gracias!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: