Proyecto Ayuda a Empresas

Inicio » Economía » El fundraising y sus consideraciones éticas

El fundraising y sus consideraciones éticas

Únete a otros 1.215 seguidores

Categorías de artículos


Qué es el fundraising

Hablando de forma muy general, podríamos decir que en la economía existen dos grandes sectores, el público y el privado. Como todos sabemos, el público subsiste con el pago de todos los ciudadanos, mientras que el privado tiene capital propio, tiene ánimo de lucro y evoluciona vendiendo los bienes que ofrece al mercado, ya sean productos o servicios.

Pero podríamos añadir un sector más cuyas fronteras entre lo público y lo privado no están nunca demasiado claras, y es el sector no lucrativo. Como las públicas, las organizaciones sin ánimo de lucro reinvierten todas sus ganancias en la propia organización y sus causas, pero estas últimas nacen para cubrir las necesidades que los gobiernos y las administraciones públicas no son capaces de solucionar.

¿Pero cómo consiguen beneficios estas organizaciones no lucrativas? A través del fundraising.

- Imagen extraída de http://www.jamak.com -

Proveniente del inglés pero cada vez más asentada en nuestro vocabulario, fundraising no sólo implica la captación de fondos por parte de entidades no lucrativas, sino también la transparencia en el proceso de la captación, de la utilización de esos fondos y la rendición de cuentas.

De dónde sacan los fondos las Entidades No Lucrativas

El fundraising no solo se hace a través de donaciones particulares. Las Entidades No Lucrativas tienen tres vías principales de captar fondos:

  • Captación pública, frecuentemente a través de subvenciones y ayudas o de concursos públicos.
  • Captación privada, ya sea de particulares, grupos, asociaciones o empresas.
  • Venta de productos y/o servicios. Las entidades no lucrativas pueden ofrecer bienes al público en general, a empresas o a la Administración Pública y sacar con ellos algunos beneficios, que serán siempre reinvertidos en la organización.

Quién hace fundraising

Por supuesto, cualquier entidad hace captación de fondos. Desde una empresa, vendiendo sus productos, hasta una comunidad de vecinos pidiendo una derrama para arreglar el ascensor. Pero el fundraising tal y como aquí lo entendemos, es una actividad llevada a cabo entre las Entidades No Lucrativas.

Lo que es importante es saber identificar qué organizaciones son no lucrativas. Por supuesto, las ONG, como todos sabemos, no tienen ánimo de lucro y son las principales usuarias del fundraising. Pero una fundación puede ser también de una empresa privada, de una multinacional o de una organización cultural.

La Fundación Telefónica, por poner un ejemplo, no tiene ánimo de lucro y necesita hacer fundraising para tener fondos. Por supuesto, la inmensa mayoría de sus ingresos vendrán de donaciones de parte de su empresa madre, pero podrá llevar a cabo otras actividades para captar fondos que siempre serán destinados a sus causas solidarias.

Pongamos ahora como ejemplo un museo privado que no puede sobrevivir con las ayudas públicas y crea una fundación (o se convierte en una) para captar fondos. Es el caso de la Fundación Thyssen. Se trata de una colección gestionada por una fundación privada que vende un servicio para mantener el museo con los ingresos generados. De nuevo, al tratarse de una organización sin ánimo de lucro (y todas las fundaciones lo son por definición jurídica), las ganancias tienen que reinvertirse en la entidad. Esto supone que los fondos también estén destinados a pagar los sueldos de los trabajadores, lo cual es lícito, ético y lógico. Sin embargo, se pueden entrar en consideraciones éticas que veremos más adelante.

Una Universidad también necesita captar fondos y lo hacen, normalmente, a través de su fundación. El fundraising en universidades es un tema amplio y apasionante al que dedicaremos más tiempo y espacio en otra ocasión.

- Imagen extraída de http://www.blogfundly.com -

¿Y qué hay de los partidos políticos? En España no captan fondos, pero sí lo hacen en otros países, como en Estados Unidos, donde la práctica del fundraising está más extendida y avanzada que en España. En Estados Unidos estos grupos llegan a recoger cantidades ingentes de dinero proveniente de empresas y particulares que deciden donar para sufragar la campaña política. Pero de nuevo, este caso, posiblemente más que cualquier otro, tiene importantes consideraciones éticas que difícilmente dejan a nadie indiferente.

Consideraciones éticas del fundraising

Sin duda, hay muchas consideraciones éticas que afectan a muchas de las técnicas del fundraising, a las que dedicaré otro artículo, pero también la propia actividad de la captación de fondos se ve envuelta en opiniones contrarias y muchas veces es objeto de polémica.

Las ONG son las entidades que más realizan labores de fundraising y son las mejor comprendidas en este sentido. Aunque algunas técnicas son objeto de crítica y siempre hay quien vela porque la captación se realice dentro de los márgenes éticos de su actividad, la sociedad comprende que las ONG necesitan captar fondos para sus causas. Los datos de número de donantes en España, sin embargo, aún están muy lejos de los deseables.

La polémica viene, normalmente, en el uso de los fondos. Una ONG destina la inmensa mayoría de sus ganancias a sus causas solidarias, pero también tiene que pagar a los trabajadores y los espacios que utiliza. Que esto sea objeto de crítica no tiene sentido alguno. La organización necesita profesionales a los que tiene que pagar un sueldo competitivo. Con voluntarios o profesionales mal pagados, la entidad no funcionaría y quienes al final sufrirían las consecuencias serían los beneficiarios de la ONG. Los sueldos en el sector no lucrativo son muy inferiores a los del sector privado, como norma general, pero no se puede pretender que sus profesionales no cobren un sueldo justo.

Para aumentar la confianza que la sociedad tiene en el uso que las ONG hacen de los fondos captados es necesario un proceso de transparencia absoluta. Los decepcionantes casos de algunas organizaciones aisladas han puesto en jaque la confianza a todo el sector, cuando la inmensa mayoría de organizaciones hacen un trabajo impecable y transparente.

Cuando los fondos se dan para fundaciones de organizaciones privadas o partidos políticos, se sabe muy bien a qué se van a dedicar los fondos, pero también es cierto que se teme que con esos fondos se estén pagando sueldos de trabajadores. Sin duda, una de sus funciones será esa y, como he dicho antes, es lícito, lógico y totalmente ético, bajo mi punto de vista. Otra cosa sería saber cómo de justos y equitativos son esos sueldos. La solución para mejorar la confianza de los donantes, como siempre, es la transparencia. Si los sueldos fueran públicos, la cofianza sería mucho mayor.

El fundraising en universidades también es muy respetado por la sociedad, aunque su desarrollo es todavía muy joven en España. Se lleva a cabo, sobre todo, a través de colaboraciones con empresas, venta de servicios y creación de proyectos propios. La captación por parte de particulares todavía no se contempla, pero tiene resultados asombrosos en países anglosajones, especialmente en Estados Unidos.

El fundraising es la forma de que muchos proyectos sociales, medioambientales, culturales o políticos salgan adelante. Los conceptos claves para su desarrollo son dos: confianza y transparencia.

Anuncios

1 comentario

  1. […] de tratar adecuadamente, pero con muy buena voluntad (y muy buenos voluntarios y trabajadores) pero sin muchos fondos, es complicado seguir […]

Deja un comentario... y gracias!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: