Proyecto Ayuda a Empresas

Inicio » empresa » ¿Cómo nace la Responsabilidad Social Corporativa?

¿Cómo nace la Responsabilidad Social Corporativa?

Únete a otros 1.215 seguidores

Categorías de artículos


En un contexto en el que el sistema capitalista está dando señales de debilidad y las grandes multinacionales están en el punto de mira, el concepto de Responsabilidad Social Corporativa ha llenado los despachos de los departamentos de Marketing y Comunicación.

Pero este concepto que algunos consideran una estrategia más de las empresas para vender y lavar su imagen, y otros un paso importante en la definición del papel de las empresas en la sociedad se ha ido construyendo desde los años noventa, si bien la expresión nace en EE.UU. en los años cincuenta-sesenta.

A finales de los años setenta y principios de los ochenta las instituciones clásicas, que habían sido capitales durante la edad Moderna, tales como la Iglesia, los gobiernos, los partidos políticos… pierden progresivamente prestigio social a favor de las empresas.

Los valores sociales cambian proclamando la individualidad y la singularidad de cada persona, lo que acentúa la visión positiva de las empresas que se tornan como espacios de autorrealización y como agentes de desarrollo social. Los ciudadanos ven en ellas el lugar idóneo para la representación de sus intereses, necesidades y aspiraciones. Reagan hablará de la “Magia del mercado” proclamando la liberalización de los mismos, junto con el avance hacia la privatización del sector público, la innovación y  el desarrollo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC)  serán las características más destacadas de estos años y de la década siguiente.

Pero el prestigio de las grandes empresas empieza a decaer en los años 90 como consecuencia de un agresivo capitalismo accionarial. Si bien es cierto que durante estos años se produjo un fuerte crecimiento económico, la visión cortoplacista centrada en el beneficio económico ignorando las externalidades medioambientales y sociales derivadas de la acción empresarial, ocasionó un grave deterioro del medioambiente y una fuerte descohesión social que ha supuesto el derrumbe de la confianza en las grandes empresas.

Ante la pérdida de confianza en las multinacionales y el progresivo decaimiento de la imagen de las grandes marcas, se empieza a replantear el papel de la empresa en la sociedad. El comportamiento empresarial se verá en la necesidad y obligación de establecer un equilibrio entre la actividad neurálgica de la empresa – productos y servicios – y las relaciones con los grupos implicados en ella – stakeholders – dando lugar así a las denominadas “economías de red”, que dejan de lado los comportamientos tradicionalistas en los que la empresa era el núcleo del proceso de creación de valor.

Dichas economías han provocado un cambio en  las condiciones de relación entre las instituciones y los distintos públicos del entorno empresarial. Así hoy día, las empresas tratan de obtener unos resultados óptimos en términos de reputación, tanto en el ámbito económico como en el de responsabilidad social.

Así, desde los años noventa el concepto de Responsabilidad Social Corporativa ha ido cobrando fuerza y evolucionado tras el advenimiento de la globalización, el aceleramiento de la actividad económica, la conciencia ecológica y el desarrollo de nuevas tecnologías.

Podríamos definirla como “la integración voluntaria de las preocupaciones sociales y medioambientales en las operaciones de negocio de una empresa y en la relación con sus interlocutores o grupos de interés” (Libro Verde, Comisión Europea).

En la actualidad, existen organismos de carácter internacional que se encargan de delimitar en lo posible el concepto teórico de la RSC, contribuyendo de forma determinante a la creación y difusión de una cultura responsable entre las organizaciones que forman el tejido empresarial de cada comunidad.

El contexto empresarial en el que nos situamos se caracteriza por una pérdida de confianza de la sociedad en las grandes empresas debido fundamentalmente a los escándalos financieros y la crisis económica. Además, los consumidores están ahora mejor formados y esto se traduce en una mayor exigencia no sólo hacia los productos y/o servicios que se ofertan en el mercado sino también ante el papel que deben desempeñar las empresas en la sociedad.

La Responsabilidad Social Corporativa sienta las bases hacia un nuevo modelo económico-empresarial basado en el Desarrollo Sostenible en el que la creación de riqueza conviva y contribuya a la protección del medio ambiente y a la cohesión social.

Anuncios

Deja un comentario... y gracias!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: