Proyecto Ayuda a Empresas

Inicio » Cambiar el mundo » Cuánto vale un árbol y su relación económica con la madera y el petróleo

Cuánto vale un árbol y su relación económica con la madera y el petróleo

Únete a otros 1.213 seguidores

Categorías de artículos


En el lenguaje universal del dinero, ¿Cuánto vale un árbol? ¿Preferimos un árbol vivo o muerto?, ¿cómo podemos medir su utilidad económica?: Una idea para cambiar el mundo. 

El problema actual es que no se ha cuantificado el valor de un árbol vivo en comparación con la madera que se puede sacar y que sí está cuantificada. ¿Cuánto vale un árbol vivo? 

¿Por qué esta reflexión?

 El otro día leí esta noticia en The Guardian:

Petroleo Ecuador

Básicamente habla sobre el petróleo que se ha encontrado en Ecuador, en pleno Amazonas. Y la noticia es curiosa por lo siguiente: 

El presidente de Ecuador quiere explotar el petróleo que se ha encontrado porque enriquecería a su país, pero la comunidad internacional indica que es una barbaridad y se echa las manos a la cabeza, pero claro, en los países que más se escandalizan la calidad de vida es mucho mayor… Por tanto, Rafael Correa expone la siguiente solución: Le pide a la comunidad internacional que pague a Ecuador por no explotar el petróleo. Sugiere que se les pague al menos el 50% de los ingresos que tendrían si explotasen el petróleo, pero por no hacerlo. 

¿Hasta qué punto tiene esto sentido? Por el lado ecológico mucho, pero ¿por el lado económico? Es, cuanto menos, discutible. España se ofrece a pagar, por cierto. 

El mercado de CO2

Analicémoslo desde otro punto de vista: El mercado de CO2.

http://www.sendeco2.com/ 

Explicándolo de una manera muy general, el funcionamiento es el siguiente (acuerdo de Kioto). Con la finalidad de contener las emisiones de CO2 y con la esperanza de poder reducirlas en un futuro, la comunidad internacional otorga a cada país firmante una cuota que indica cuantas toneladas de CO2 puede emitir. Estas toneladas se basan en las emisiones históricas de cada país antes de la firma del acuerdo. 

De esta manera, si un país emite más CO2 del que se le permite tendría que comprar derechos de emisión a los países que tuvieran excedentes (que hubieran emitido menos CO2 del asignado). 

Ahora bien, ¿por qué la cuota de CO2 se asigna en base a emisiones históricas? Desde mi punto de vista no es un sistema correcto. La intención sí, pero no el sistema. 

Cambiar el mundo 

¿Porqué como país puedo emitir 23 toneladas de CO2 y si me paso tengo que comprar derechos de emisión?, es decir, ¿porqué 23?, ¿Por qué lo indica un organismo internacional? Esto no tiene sentido. 

La comunidad científica calcula que los bosques retienen el 25% del CO2 que se produce a nivel mundial, una media de diez puntos superior a la española debido a la aportación de los bosques tropicales y las grandes masas forestales de zonas como Siberia como captadores de CO2. El aumento de la temperatura media y la disminución de las precipitaciones incrementa la vulnerabilidad de los árboles. 

La base del cálculo para saber cuando un país tiene que comprar derechos debe de ser su propia capacidad de absorber el CO2 que produzca, en función de los árboles que tenga. Si el país produce más CO2 del que es capaz de absorber DEBE de comprar derechos de emisión. 

¿A quién hay que comprar estos derechos?: A los países que tengan excedente. Por ejemplo: Ecuador, que tiene el Amazonas. 

Existe un mercado de CO2 (Sendeco), existe un valor económico concreto a las toneladas de CO2, y podría existir un índice inverso llamado oxígeno (por ejemplo). De esta manera se pone un valor concreto a un árbol vivo y las personas como yo, que todo lo traducen al lenguaje del dinero podemos ver y comparar cuánto vale un árbol vivo en comparación con uno muerto (ya sea en madera o en derechos sobre ingresos de explotar un yacimiento de petróleo). 

¿Os imagináis que fuera más rentable plantar árboles que cortarlos?, y con rentables me refiero a rentables en dinero, y no solo en medio ambiente que es un concepto mucho más difícil de ver  (aunque no de entender). 

Y por otro lado, eliminaría las desigualdades entre los países del mundo. Ya que los países desarrollados tendrían que pagar a los menos desarrollados por el oxígeno que estos producen (o por la absorción del CO2).

Esta es mi idea para cambiar el mundo. Y creo que vale la pena dedicarle dos minutos a pensar sobre ella. 

Un cambio de escenario 

Ahora bien, ¿el valor de los árboles es constante en el tiempo? No. Hay que tener en cuenta la siguiente variable: 

Se han analizado más de 22.000 parcelas de bosque español con datos comparables entre 1986 y 2008. La capacidad de absorción se mantendrá en los próximos años aunque escenarios futuros que describen un aumento de las temperaturas y una disminución de las lluvias podrían provocar que hacia finales de siglo los bosques españoles pasen a ser emisores de CO2. 

Ojo, estamos hablando de un mercado de precios variables. En distintos momentos sería más rentable plantar árboles y en otros momentos cortarlos. Ley de la oferta y la demanda… pero que iguala al mundo entero y nos pone sobre la mesa el valor real de un árbol vivo. 

Acerca de Guillermo Meléndez Alonso.

Anuncios

Deja un comentario... y gracias!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: