Proyecto Ayuda a Empresas

Inicio » Economía » La crisis de Japón, EEUU, Europa y el posible error fatal de China

La crisis de Japón, EEUU, Europa y el posible error fatal de China

Únete a otros 1.214 seguidores

Categorías de artículos


Es curioso como conocer el pasado puede ser muy, muy importante de cara al futuro. Las crisis más fuertes de las principales economías mundiales comenzaron por un apalancamiento excesivo en el sector inmobiliario.

Japón llegó a valer más que EEUU, o eso se reflejaba en los números. Europa duda actualmente de su viabilidad y China, el banco del mundo, parece estar cometiendo el mismo error que cometimos el resto anteriormente, ya fuera hace 10 años, o hace 20.

La burbuja Japonesa

En el periodo 1955-1989 el valor de los bienes inmuebles japoneses se había multiplicado por 75, y suponían el 20% de la riqueza mundial, aproximadamente 20 billones de dólares, un valor equivalente a cinco veces el territorio completo de Estados Unidos, país que contaba con una extensión 25 veces mayor.

Sólo el entorno metropolitano de Tokio tenía el mismo valor que todo Estados Unidos, y un distrito de la capital (Chiyoda-ku) valía más que todo Canadá.

Si se hubiera vendido el Palacio Imperial de Tokio, se habría obtenido el equivalente al valor de todo el estado de California. Los 1990 campos de golf de Japón doblaban el valor de la capitalización de la bolsa australiana.

Dada la interconexión de los valores inmobiliarios con las acciones de las empresas, éstas también sufrieron un proceso de revalorización. El valor de las acciones de la bolsa japonesa se multiplicó por 100 en el periodo 1955-1990. Una sola empresa japonesa (Nomura Securities) valía más que todas las casas de bolsa norteamericanas.

En diciembre de 1984 el índice Nikkei alcanzó los 11.542 puntos. En diciembre de 1989, ya había alcanzado los 38.915 puntos. Tras el estallido de la burbuja, en junio de 1992, el Nikkei había caído hasta los 15.951 puntos.

Entre principios de 1988 y agosto de 1990 el Banco Central de Japón, ante el riesgo inflacionista de la economía y la depreciación del yen frente al dólar decidió aumentar el tipo de interés bancario, que pasó del 2,5% al 6%. Los precios de las acciones sufrieron un fuerte descenso (entre enero de 1990 y agosto de 1992 el índice nikkei perdió un 63% de su valor) y los precios de los bienes inmuebles cayeron. Dado que las acciones tenían como garantía los bienes inmuebles, el sistema financiero entró en una grave crisis.

Como consecuencia se inició una recesión económica que todavía continuaba a día de hoy. Al periodo se le conoce como la década perdida.

El fenómeno del paro, inédito en el país. Creció hasta el 5,4% en el 2002. Debido a la pérdida de valor de los bienes inmuebles se produjo un efecto riqueza negativo, que redujo de manera importante el consumo. El precio de la vivienda no volvería a elevarse hasta pasados catorce años, y lo haría un tímido 0,9% de media. El credit crunch consecuencia de la quiebra de numerosas entidades financieras aumentó las dificultades de crédito y paralizó la economía.

De la década perdida Japonesa a la Española

¿De haber prestado atención a Japón estaríamos ahora así? Todos conocemos el fuerte impacto que la crisis está teniendo en EEUU y Europa. Las comparaciones entre las tasas de paro entre los países afectados por la crisis son impresionantes.

Adjunto un maravilloso documento que explica y detalla las comparaciones entre ambas décadas perdidas y sus crisis. Mi mejor recomendación para leerlo.

http://images.ozongo.com/xpress/auditiberica/resources/image/revista_audit_N6.pdf

China

Ahora bien. Lo más interesante es mirar en la actualidad a China (el banco del mundo).

Hace quince años, el Gobierno chino permitió que los ciudadanos pudieran adquirir su propia vivienda y que así pudieran convertirse en yezhu (propietarios).

Entonces, el régimen capital-comunista creía que cerca de 400 millones de ciudadanos se mudarían del campo a la ciudad y del mundo rural interior a la costa.

Las posibilidades de hacer negocio eran infinitas y el sector de la construcción se disparó.

El resultado de aquella visión son decenas de ciudades fantasma, urbanizaciones vacías y casas cerradas por todo el país.

Las autoridades Chinas podrían haber propiciado la mayor burbuja inmobiliaria jamás creada en la historia de la humanidad que arrastraría a millones de familias que han invertido en el mercado inmobiliario sus ahorros y dejaría sin empleo a buena parte de los 50 millones de trabajadores que ocupa.

Actualmente la construcción de edificios supone entre el 20% y 30% de la actividad económica del país y, al año, se construyen entre 12 y 24 ciudades nuevas.

Un apartamento medio en Shanghai cuesta el equivalente a 44 veces el salario medio anual de un trabajador chino.

El Gobierno chino fijó una serie de medidas para evitar la escalada de precios de años atrás y, en el 2012, los precios cayeron levemente, pero como en Estados Unidos y España, los chinos son incapaces de pensar en que la vivienda puede caer.

Adjuntamos un vídeo de lo más interesante en el que se habla de la burbuja inmobiliaria China:

http://www.cbsnews.com/video/watch/?id=50142079n

Que cada uno saque sus propias conclusiones sobre el ser humano.

Un saludo a todos.

Acerca de Guillermo Meléndez Alonso

Anuncios

Deja un comentario... y gracias!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: